Páginas vistas en total

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Inmigraciones y éxodos - 2015 septiembre 9



"Bienvenidos a la Tierra de la Libertad"
De Frank Lesli, julio 2, 1887.


Triunfo de la vida.

Los inmigrantes que huyen en estos momentos por Europa sobrevivieron la crueldad de sus países de origen, sobrevivieron la crueldad organizada de los transportistas por mar y tierra,  y sobrevivirán las crueldades xenófobas de los grupos de fanáticos y de algunos políticos incivilizados  europeos. Y sobre todo, al final de este conmovedor calvario, sobrevivirán también las crueldades proteccionistas del mercado laboral europeo. Al término de todas estas supervivencias épicas de multitudes en marcha hacia un mundo mejor, quienes al integrarse a las geografías, a las culturas y a las instituciones europeas, dotarán de nuevas energías y memorias sociales a estos países agotados de envejecimiento  físico y emocional y que hoy, como los inmigrantes, también necesitan sobrevivir. Y son precisamente los recursos humanos aportados por las inmigraciones en curso lo que asegurará nuevos dinamismos rejuvenecedores, en especial en  Alemania y Francia, dos países de instituciones estables y con vivos sedimentos y actitudes renacentistas y humanistas. Actitudes que más que una coyuntura transitoria más bien confirman una aceptación administrativa muy  valiente del cambio evolutivo, permanente, profundo y estructural en la geografía humana y política de mundo y en especial alrededor de la cuenca del Mediterráneo, siempre estrechamente atada desde hace milenios a los destinos de Asia y África. Es decir al final de cuentas todas estas inmigraciones tan dramáticas e inhumanas serán a beneficio total de las sociedades y economías europeas. Siempre ha sido  así en todas la épocas y en todos los territorios del planeta desde que nuestros ancestros negros hace tres millones de años iniciaron el gran éxodo tribal para escapar del sur de África y poblar y construir en el devenir de miles de milenios un mundo global y mejor.

Salud.

Flavio.


No hay comentarios: